Que me falte todo menos su presencia. Vídeo de la semana

Feliz viernes a todos

hoy os traigo en el «Vídeo de la semana» Que me falte todo menos su presencia. Una hermosa canción, con una verdad como un templo, para todos aquellos que nos hemos visto verdaderamente solos y sin ayuda.

Que me falte todo menos su presencia, es una vivencia profunda de verse solo, sin que a nadie le importe lo que nos ocurra. Solo importa lo que el otro quiere, tu solo eres un instrumento de su fuerza o poder, dentro del grupo o estatus social, en el que esté.

Es una realidad, tristemente cotidiana. Que se repite en cualquier lugar de nuestra sociedad y que lo sufren hasta los niños, en el famoso «bulling». La fuerza, el poder, el ser, es la mayor tentación del hombre. Es donde este se realiza, cuando no hay nada más que esta vida.

Aquellos que la hemos sufrido, sabemos lo que es la soledad y el vacío y el sin sentido de la sociedad y buscamos un lugar donde podamos descansar y ser nosotros mismos. ¿Y donde podemos encontrar reposo?

Algunos se dan a las drogas otros se vuelven como aquellos que les oprimen, para calmar su sed de venganza. Pero los católicos, como yo, podemos buscar al Dios. Tener intimidad con él y contarle nuestras penas, en la oración diaria (laudes, vísperas, rosario).

Descubrir el amor de Dios, sobre todo lo que nos ocurre, nos salva de caer en la desesperación y en las drogas o en el ser. Saber que Dios está cerca y nos acompaña de verdad, es la única realidad que curará nuestro corazón herido y maltratado, si no queremos volvernos como aquellos que nos lo quitan todo.

Decir «Que me falte todo menos su presencia» es alabar a Dios ante el enemigo, cuando viene a golpearnos, en nuestra debilidad y en aquello que sabe, tenemos el corazón. Es defendernos de una realidad mucho más normalizada de lo que creemos.

Y en esta realidad, en la unión e intimidad con Dios, nos volvemos mensajeros de su obra sin quererlo. Mientras otros maldicen su vida y la de los demás y se burlan de Dios, nosotros lo alabamos y bendecimos, por todo cuanto nos ha dado.

Feliz fin de semana a todos. ¡La paz en Cristo!