Archivo de la etiqueta: el catolicismo y la extrema izquierda

El catolicismo y la extrema izquierda. Reflexion

Hola a todos

quisiera deciros unas palabras sobre lo inconveniente que es votar o apoyar a los partidos de extrema izquierda, que parecen están defendiendo unas partes del catolicismo.

Algunos de vosotros podríais decir que se ajusta mucho a nuestra fe. Que defiende a la familia y al estatus tradicional de la sociedad. Es decir, el hombre por encima de la mujer. Pero no es verdad.

El catolicismo se basa en el amor y la misericordia de Dios hacía nosotros y nosotros hacia los demás. Los dos primeros mandamientos son:

  • Amaras a Dios sobre todas las cosas.
  • Amaras al projimo como a ti mismo.
Los partidos de extrema izquierda proclaman, que los extranjeros nos quitan el trabajo y por ello debemos cerrar las fronteras de nuestro país. En definitiva, cerrar nuestro corazón a los más necesitados que nosotros, pues muchos de ellos huyen de la guerra y de los abusos de poder de su país.
Los partidos de extrema izquierda proclaman que el hombre esta desvalido sobre la mujer, con las actuales leyes de la igualdad y de LGTI. Por mucho que no me guste la ley de LGTI, veo que es un derecho que esta sociedad quiere y por ello debemos aceptarlo. Porque ¿que pasaría si nos sale un hijo o hija con esa razón de ser? ¿Lo vamos a negar, perseguir y tratarlo como a  un enfermo, como ya se ha echo en tiempos pasados?
Lo mismo a las mujeres. Viendo lo que pasa en nuestra sociedad, como se abusa de ella impunemente y viendo como la verdad de los abusos está, en primer lugar,  a favor de los hombres, ¿Vamos a dejar que nuestras mujeres puedan volver a periodos del siglo pasado, solo porque los hombres no se sienten cómodos en su papel en la sociedad actual? ¿Es que no ven que las mujeres están cansadas de que la ley y la verdad estén siempre a favor del hombre y ahora luchan para se le las proteja y tengan sus propios derechos?
En ambas situaciones y en muchos otros casos, pueden caso de abusos de estas leyes. Pero no por ello debemos cerrar nuestros corazones a los demás.
Solo os doy unas pinceladas de lo que dicen y de sus propuestas más polémicas. Pero si vemos el resto, descubriremos que lo único que proponen es encerrarnos en nosotros mismos. Dentro de nuestras casa, nuestros deseos, nuestras fronteras y todo lo demás queda fuera.
¿Donde está la caridad cristiana? ¿Donde está el amor de Dios manifestado en el matrimonio? ¿Donde está el prójimo si lo expulsamos de nuestras vidas?
La realidad, es que los partidos de extrema izquierda, se aprovechan del descontento de una sociedad que está cansada de apretarse el cinturón,  por culpa de una crisis financiera, que ellos no han buscado y que muchos de nosotros hemos perdido nuestro dinero. De ahí que sean partido populistas, pues la culpa la tienen lo que han gobernado hasta ahora y nos olvidamos de los buenos momentos que hemos pasado anteriormente.
Podemos ver en Europa y en América, el señor Trump, como se levantan fronteras y los países se encierran en si mismos y echan la culpa a los débiles, aquellos que vienen en busca de refugio y contemplan como el horror les sigue en el resto del mundo.
Nadie los quiere. Algunos mueren en el mar. Otros se amontonan en países fuera de la UE, porque no estamos dispuestos acoger a millones de inmigrantes. No tenían futuro en su país y tampoco lo tienen fuera de el.
Por ello os escribo estas lineas, para deciros que tengais cuidado a quien votais y a quien dais la razón. Como católicos debemos discernir y vivir como tales. Hay muchas razones por la cual estamos viviendo estos momentos difíciles.
Recordad que todos los católicos somos hijos adoptivos de Dios. Es decir. La promesa era para los judíos que lo crucificaron y no aceptaron el don que se les ofrecía. Así que la promesa se volvió hacia los extraños y extranjeros.
Y si habeis sido extranjeros o necesitas de ayuda, sabeis lo difícil que resulta todo ello y la soledad que conlleva.
Espero que estas lineas os sirvan para reflexionar sobre que hacer con los partidos de extrema izquierda.