Archivo de la etiqueta: al contemplarte en la cruz

Al contemplarte en la cruz. Vídeo de la semana.

Buen jueves a todos

Hoy me adelanto un poco, ya que la semana pasada no publiqué nada. El motivo fue que vivíamos la festividad Del Corpus y e preferido que este día tan especial, os hablase a cada uno de vosotros al corazón.

Mañana viernes celebramos la festividad del Sagrado corazón de Jesús y el sábado el de la Virgen María. Son días muy señalados para todos nosotros. Por que en todas estas fiestas el Señor nos muestra su amor. Ese amor que ningún ser humano puede concebir, por que no lo puede abarcar.

Es como decirle a Jesús ¿Como puedo perdonar a mi hermano siempre? Nosotros, por nuestras fuerzas no podemos, pero a través del Espíritu Santo, si.

Cuando Jesús subió al Padre no nos dejó solos. Instauró la Eucaristía y nos unió con él, a través del cuerpo y la sangre, la suya, representada en el pan y el vino. (El corpus). Al tomar la comunión nos hacemos uno con él. Ya estamos degustando el cielo.

En la cruz, contemplamos a un Jesús desfigurado por nuestras pasiones y el deseo de ser, que siempre nos embarga y salta ante el débil y desvalido. (Como obeja al matadero). Pero él lo hizo, por estar unido al Padre, por formar parte de él y al darnos su cuerpo y sangre, nos unió también al Padre y a la Sagrada familia de Nazaret. Ya que todos son santos y todos degustaron en vida ese cielo que les esperaba en la muerte.

Así que unidos con ellos y todos los santos cantamos ese aleluya y esa acción de gracias que debe resonar en nosotros, cuando contemplamos a Jesús, desfigurado en el madero. Y al ver a María, como una espada le atravesó el corazón.

Y el circulo de amor de cierra al incorporarnos a nosotros, que estábamos lejos del Padre, por que no lo conocíamos. Por ello en estas festividades que vienen y durante toda nuestra vida, deberíamos pedir, tanto a la Virgen María como a Jesús, que nos diesen y nos enseñasen amar, como ellos han amado y así ser verdaderos testigos de este amor.

Por que el mundo, esta sociedad, está cansada de palabras vacías, de corrupción y de ver la basura que generamos con nuestros actos. Necesitan ver, verdaderos Cristianos de obra y palabra.

La paz de Cristo esté con todos vosotros.

Al contemplarte en la cruz. Vídeo de la semana

En este tiempo de Cuaresma, se nos invita de meditar sobre nuestra relación con Jesús. Toda la estructura de la eucaristía se vuelve más triste, con un ambiente penitencial, que a veces la hacemos triste en extremo.

Pero Cuaresma no es un tiempo triste, es un tiempo de ver la realidad de Jesús, el Hijo de Dios, que vino al mundo y que murió por nosotros, para salvarnos. Y por ello deberíamos estar alegres.

¿Cómo podemos compartir el sufrimiento de Jesús por nosotros? ¿Como podemos imitarlo? No podemos. Jesús era Hijo de Dios y nosotros solo somos sus creaturas. Seres de carne y hueso, débiles y con tendencia a enfermar, en el alma y la carne.

Por ello Cristo nació en un cuerpo como el nuestro y compartió nuestros dolores y sufrimientos. Pero hizo algo más. Para salvarnos, tuvo que dominar nuestro cuerpo, con ayunos y oraciones, para poderlo santificar. Y lo ultimo que hizo, fue morir por nosotros en la cruz.

Nosotros, que siempre vamos mirando nuestra satisfacción y autocomplacencia. Nos demuestra con su muerte y su calvario, que destruyo la muerte que reina en nosotros y nos da las llaves, para que nosotros, también podamos hacerlo. En la medida que se nos permita.

Por ello, al contemplar a Jesús en la cruz, podemos tener dos sentimientos contrapuestos. Uno de horror por su sufrimiento y otra de alegría, al contemplar su amor hacía nosotros.

Como decía al comienzo de este comentario, la Cuaresma, no es un tiempo triste, sino un tiempo de reflexión y acercamiento a Jesús y a Dios Padre. Contemplando su paso en nuestra vida y alegrándonos de que a pesar de lo injustos que somos, hay uno que nos amó hasta el extremo de la cruz.

La paz de Cristo con todos vosotros. ¡Que tengais buena cuaresma!.