Archivo de la etiqueta: vacaciones

Destellos

Hola a todos de nuevo
hoy el video sobre el cual haré la reflexión de esta semana se llama «Destellos».

Seguramente muchos de vosotros ya estareis de vacaciones o emprendereis rumbo a vuestro lugar de descanso y relax. Quizás muchos dejeis de ir a la Iglesia a escuchar la palabra de Dios.

Tengo un conocido, que es como una mosca cojonera, que siempre me dice, las vacaciones no son vacaciones de fe y es verdad.

En toda nuestra vida, si tenemos los ojos abiertos, vemos los destellos a través de los cuales se nos aparece el Señor. No porque lo digan otros, sino porque nosotros sabemos que es él, por muchas razones. Y esto nos hace volver a la Iglesia a buscarlo, a escuchar su palabra y alimentarnos con el pan y el vino.

Los destellos de Dios, son su presencia en nuestra vida, de forma que no podamos decir, que ha sido el destino o nuestro dinero, nuestra fuerza o tesón o todo aquello que lleva implicito la propia voluntad humana.

Y estos destellos han estado a lo largo de la historia de la humanidad. Desde los inicios de la Iglesia, cuando los cristianos eramos perseguidos por nuestra fe, hasta en la actualidad. Que se mezcla el buenismo, con la autentica fe, que es el don de amar, más allá de lo normal. Como Cristo.

Muchos os dirán, como me lo han dicho a mi, que la Iglesia está desvirtuada, que por eso faltan sacerdotes y la juventud no va a la Iglesia porque no les hace falta, que les hablen de fe y de un Dios que se dejo matar por nosotros. Porque hay que se fuerte y pisar a los demas para ser el primero. Porque lo que importa es uno mismo y no el otro o el conjunto de la humanidad.

De ahí viene, que llevemos un vaco en nuestro interior. Que los jóvenes se suiciden o se den a las drogas o ejerzan un dominio sexual sobre la mujer, como los miembros de la mal llamada «manada». Porque no hay nada más en esta vida, que lo que tenemos en nuestras manos.

Así que hay que atesorar cosas en la tierra, que cuando nos marchemos de ella, nadie va aprovecha. ¿Porqué ocurre todo ello?

Por que nos faltan verdaderos cristianos llenos de fe y perseverancia en el Señor. Porque hay muchos que se les llena la boca sobre el amor de Cristo hacia todos, pero sus acciones lo desmienten. Porque son pocos los que verdaderamente se dejan penetrar, totalmente por Dios y son transformados en personas nuevas, que maravillan  a todos por su capacidad de darse a los demás. Sin importar nada.

Y estas personas, junto con esa vivencia de Dios en nuestras vidas, son auténticos destellos de Este Dios que todo el mundo conoce de oidas, pero nadie conoce en su corazón.

En este tiempo de vacaciones sigamos buscando esos destellos en el mundo. Ahí donde estemos y seamos transmisores de esos mismos destellos que vimos y vivimos en nuestras vida.

Yo también descansaré hasta septiembre, de estas reflexiones, que espero os ayuden solo a ver a Dios en nuestras vidas.

¡Hasta septiembre!