Archivo de la etiqueta: iglesia catolica

Vídeo de la semana. El pueblo que te ama.

¡Feliz viernes y atípico a todos!

Este fin de semana celebramos el Domingo de Ramos. Cuando Cristo entra en Jerusalem para vivir su pasión.

Para los cristianos es una gran celebración, ya que empezamos la Pascua. Estamos en la antesala, antes de vivir el jueves y viernes santo y la Pascua de Resurrección. Qué es el inicio de la promesa de Dios con toda la humanidad.

Pero este año lo celebramos de diferente manera. Todos encerrados en nuestras casas, sin poder ir al templo a vivir esta Pascua del 2020. Pero esto no debería detenernos para celebrarlo.

Gracias a la televisión podemos vivir la Pascua desde Roma, el centro neurálgico de la Iglesia. También podemos vivirla a través de las múltiple opciones que hay en la red.

Hoy más que nunca es el momento de vivirlo desde el corazón, buscando el porqué nos reuniremos delante del televisor para vivirla. Es el momento de decir si «somos el pueblo que te ama» Señor.

Porque, quizás, hasta ahora, lo hemos vivido pensando en las celebraciones, en sus cantos, lecturas y quien las va a realizar. Pensando en el lucimiento personal. Pero olvidando lo verdaderamente importante

¡Qué Dios te a sacado de la muerte para conducirte a la vida eterna y ser feliz ya en esta tierra!

Por eso celebramos esta semana o deberíamos hacerlo, desde lo profundo de nuestro corazón, con la gratitud de un pueblo que se sabe amado y perdonado, por aquel que a creado la vida en todo el universo.

Algo que es verdad y que este mundo no entiende. Pues busca la felicidad en cosas que no nos llenan el corazón.

Tengamos en cuenta, que en un principio esta salvación era solo para los judíos. Y después se abrió para el resto del mundo.

Pero la diferencia entre cristianos y judíos ya a desaparecido, pues todos somos fruto de la promesa. Si bien, los judíos, siguen siendo el pueblo escogido por Dios para ser su pueblo en exclusiva.

En estos días de celebración de la pasión, como el Santo Padre ya ha hecho y nos a invitado hacerlo, podemos rezar por toda la humanidad, que confinada en sus casa, no entiende como un simple virus, a detenido y vencido a toda la humanidad. Y con el, vendrán las penurias económicas y la escasez de lo más primordial para subsistir en muchas casa.

Hay que pedir y rezar, por todos. Amigos y enemigos. Pues todos somos víctimas de el coronavirus. No hace distinciones de ningún tipo y todos sufrimos la enfermedad y sus consecuencias.

¿De quién es la culpa? Os preguntareis. ¿La humanidad se merece esta pandemia? Algunos os dirán que si, por la multitud de sus pecados y transgresiones a lo natural, pero la verdad es otra.

Como Cristianos, sabemos que nadie es perfecto y que todos estamos ligados al pecado original y que sin una luz que nos ilumine la vida, vamos en pos de las tinieblas, de las necesidades de nuestro corazón. Y por esta razón Dios siempre nos pide actos de misericordia.

Y en estas fechas el mejor acto de misericordia es rezar por toda la humanidad y ayudar aquellos que lo necesiten y podamos hacerlo.

Es nuestro momento. Y encontraremos muchas y variadas maneras de ayudar a los demás. Sobre todo a nuestros ancianos que viven en sus casa, solos, sin poder salir de sus casa.

Este año, la Pascua, no es solo para los cristianos, si no para toda la humanidad.

Seamos de verdad «el pueblo que te ama» Señor y comportémonos como aquellos que somos valedores y garantes de la vida eterna, ya en este mundo.

¡La paz de Cristo con todos vosotros y Feliz Pascua y Domingo de Ramos!

Oremos por los jóvenes de África. Vídeo Papa Francisco de septiembre

En este mes de septiembre el Papa Francisco nos invita a rezar por lo jóvenes de África, para que puedan ir a la escuela.

El futuro de todo joven y persona es la formación. Por ello el Papa Francisco nos invita a rezar por los jóvenes de África, pues es un continente rico en recursos, pero pobre económicamente. Y si los jóvenes no puede realizar y terminar sus estudios ¿que futuro les espera.

Así que este mes, cuando tengamos un momento, hagamos una oración por ellos. Como lo hacemos por los nuestros.