Archivo de la etiqueta: Gracia incomparable

Vídeo de la semana. Gracia incomparable.

Buenos días a todos.

En estos días estamos experimentando una situación terrible. En el ámbito general, que nos afecta a todos, sobre el confinamiento en casa y la crisis económica que nos viene encima por culpa de esta emergencia sanitaria.

Y en el personal, por la terrible noticia, de una familia, hermana en la fe, uno de sus componente, un hijo tiene un tumor maligno y está grave. Su vida se trunca. Sus proyectos de vida también. Y su familia y conocidos cercanos, están desolados. Los demás, solo podemos acompañarlos en su dolor.

Las dos situaciones, nos deshacen todos los planes de futuro y nos obliga adaptarnos a los nuevos acontecimientos. Pero ¿Porqué este vídeo «Gracia incomparable«?

En todas estas situaciones hay un denominador común, exigir a Dios el ¿por que?¿Qué hemos hecho mal para merecernos esto, si aceptábamos las normas de conducta que nos imponían?

El mayor problema que todos tenemos, es buscar esa falsa seguridad que nos da el dinero o la familia o portarse bien, según la fe católica. Pero esto no nos salva de estos acontecimientos, que nos demuestran, que todo en lo que nos hemos apoyado y creído, es falso.

A lo largo de la historia, la humanidad se a visto sometida a epidemias, que han diezmado nuestra sociedad. Ahora, hacía mucho tiempo que no pasaba y nos creíamos a salvo.

Pero en lo personal, nos viene un cáncer o una enfermedad grave o incurable y todo se desmorona. O viene una pandemia en toda la sociedad y todo se desmorona.

Entonces ¿Cual es la Gracia incomparable? El amor de Dios, que siempre está ahí, para que tu y yo volvamos a él.

Recordad la historia de Israel. ¿Cuantas veces puso a prueba a Dios y este les castigó para que volvieran hacía él, para que vieran su error?

Israel, es como nosotros. Cuando las cosas no van bien o nos son adversas, le decimos a Dios que no nos quiere ¿Por qué nos manda esta desgracia? Pues si nos quiere, esto no debería pasar.

Y eso Dios lo sabe y nos ama infinitamente. Más de lo que nos imaginamos. Somos hermosos para él. Nuestro rescate, de nuestros errores, a sido con la sangre de su hijo querido.

Si Dios quisiera, nos podría haber hecho inmunes a la enfermedad, vejez y muerte. Pero no lo hizo. Nos hizo tal como somos. Para él somos perfectos, incluso cuando nos quejamos y le decimos que no nos quiere. Pero su amor, no lo podemos abarcar.

La muerte, el sufrimiento, la enfermada, una crisis económica, nos puede acercarnos a Dios y buscar su compañía en este sufrimiento o alejarnos de él, pidiéndole cuentas de lo que nos ocurre.

Hagamos lo que hagamos. Dios siempre estará ahí, cerca, esperándonos a que nos volvamos hacia él. Esta es la «Gracia incomparable«

En el día de hoy, viernes, acabando este comentario. Me han comunicado, que otra hermana en la fe, está muy grave por enfermedad, que parece ser, no es el coronavirus.

Desde aquí un fuerte abrazo a todos y como no nos podemos ver físicamente os deseo la paz en Cristo, de todo corazón. Estoy con vosotros en vuestro sufrimiento. Yo hace algo más de un mes, antes que todos quedásemos confinados, enterré a mi padre y aún recuerdo esos momentos de perdida y dolor, ante las noticias de saberse la «muerte anunciada» y no poder hacer nada, más que acompañar al enfermo y rezar a Dios por todos.

La paz en Cristo a todos.