Archivo de la etiqueta: glorioso rey en la cruz

Glorioso rey en la cruz. Vídeo de la semana.

Glorioso rey en la cruz. Vídeo de la semana con Athenas

Hola a todos y feliz viernes.

Hoy os traigo un vídeo de alabanza, pura y dura, hacía este Rey en la cruz, que es Cristo, el Hijo de Dios que se entregó por nosotros.

Hoy no hay mucho más que decir, a las puertas de una nueva Pascua y en la cercanía del Domingo de Ramos. Donde Jesús entra en Jerusalén a lomos de un borrico, mientras la gente lo alababa con el Hosanna, sin saber que en unos días sería crucificado.

En esos días, a todos los que creían que él era el Mesías, debieron ser unos días de puro horror. Pero ahora, después de su resurrección, para los Cristianos, es motivo de alegría. Pues nos marca un ante y un después en nuestra vida, cuando nos encontramos con él, en nuestro camino y nos dice «Sigueme».

En estos días celebramos, que las puertas del cielo se abrieron para toda la humanidad y no solo para el Pueblo de Dios. En estos días celebramos el paso del pueblo de Israel por el Mar Rojo después de salir de Egipto y su victoria contra su formidable ejercito.

En estos días, nos encontramos con la realidad de un Dios, que nos ama con infinita locura. Y que por este amor su Hijo murió por nosotros y por el amor del Hijo hacia su Padre, le obedeció hasta la muerte.

¿Quereis más motivos para darle gracias a Dios?

Todo esto fue posible gracias a dos personas muy importantes para toda la cristiandad. María y José, los padres de Jesús en la tierra, que cuidaron de él, hasta el día de su muerte.

¿Veis la maravillosa historia de Dios con sus creaturas? Pues alabadlo cada día de vuestra vida, por todo ello. Dadle gracias por su inmenso amor y anunciadlo a las gentes, que Dios les ama a ellos tambien, aunque estén alejados de la Iglesia.

Decidles que este amor es gratuito. No hay que pagar nada, pues él lo da gratis.

Por todo ello solo podemos alabarlo en estos días. Y el Domingo de Pascua, es bueno ir a celebrar su resurrección con nuestras mejores ropas y el corazón abierto a su bondad. Y esperando la llegada del Espíritu Santo.

Por todo ello ¡Bendito sea Dios! ¡La paz con todos vosotros!