Todo lo haces nuevo. Vídeo de la semana.

Vídeo de la semana con Athena y Veronica Sanfilippo

Hola a todos esta semana os traigo un vídeo sobre el cual quiero hacer una reflexión para todos los cristianos. Jóvenes y adultos.

La semana pasada asistí a una convivencia de confirmación en mi parroquia. Donde unos nueve jóvenes hasta los 15 años se van a confirmar.

Durante todo el sábado recibieron la palabra de Dios. Tuvieron momentos de reflexión y oración, así como de divertimento y unas cuantas catequesis.

Al final del día recibieron la visita del encargado de la juventud en Barcelona de nuestro obispado. Su función es la de hacer saber a todos los jóvenes de la ciudad, que no están solos. Que hay más como ellos en la ciudad y para que se conozcan, están preparando un encuentro.

Todo esto viene para la reflexión de hoy “Todo lo haces nuevo” . Una de la leyes de la naturaleza, es que está en constante renovación. También nuestras vidas y la Iglesia.

Es muy importante para la iglesia y para este mundo, que los jóvenes tienen otra salida que la que nos ofrece esta sociedad. Quizás así evitemos que muchos de ellos se droguen, violen o roben o se suiciden, por no encontrar sentido a sus vidas.

¿Qué ofrece la iglesia a la juventud? Nos podemos preguntar los que tenemos una edad. La respuesta está en tu vida. En tu unión con Jesús. ¿Qué es lo que Él a hecho contigo y en tu vida?

La mejor catequesis, es la que tu has recibido durante tu vida, con Jesús como compañero de camino. Si bien es verdad, que los jóvenes quieren experimentar la vida que nos ofrece la sociedad, muchos de ellos tienen otras inquietudes. Y muchas veces, nosotros los mayores, no sabemos atender.

La iglesia está llena de gente mayor y de extranjeros, los jóvenes son pocos. Pero cuantos de nosotros queríamos estar en la Iglesia en esas edades. Yo no. Pero el Señor se encarga de llamarnos y ahí, lo mayores debemos estar preparados y atentos, para encauzar a nuestros jóvenes en ese camino.

Por que nuestra misión no se acaba cuando nuestros jóvenes se confirman o hacen la comunión, si no que sigue. Debemos acompañarlos y ayudarlos a formarlos en la vida y en la fe. Pues la una y la otra van unidas fuertemente y son inseparables.

Somos, todos, responsables de nuestros jóvenes. Ellos viven lo que nosotros vivimos en nuestras familias, en el colegio, los problemas del paro, de las numerosas crisis afectivas y de todo tipo que sufrimos y de la soledad que muchas veces sufrimos en nuestras vidas.

Y la mejor catequesis de los mayores, es mostrar a Jesús en nuestras vidas a nuestros jóvenes y al resto del mundo. Mostrar como Jesús “todo lo haces nuevo”. Pues antes eramos este y ahora somos este otro. Y tu lo sabes.

Y este testimonio, es nuestra catequesis ante el mundo y los hermanos de fe y nuestros enemigos.

La paz de cristo esté con todos vosotros.