Más que nunca. Vídeo de la semana.

Hola a todos

esta semana os traigo un vídeo muy intenso. Por lo menos para mi. Más que nunca, es el nombre de la canción de esta semana.

Más que nunca, viene a continuación de lo que os dije la semana pasada, sobre mi conversión. Estar alegres y no querer alejarse de Dios que nos ama profundamente, es el misterio escondido en este mundo, solo descubierto por los pobres de este mundo.

Cuando uno se deja tocar por Dios y nuestros ojos se abren a su creación, ocurre una cosa. Nos quedamos sin habla ante tanta belleza y tanto amor malgastado, en todos nosotros, que no sabemos verlo, ni agradecerlo, hasta ese momento.

Y ocurren cosas como consagrar nuestra vida a Dios. Y la forma de hacerlo son muchas. Las que más se ven, son aquellos que son llamados al sacerdocio, a ser monjas, misioneros. Pero hay otras más normales, que seguramente, si no te preguntan, no lo sabrán, como es el matrimonio o estar al servicio de nuestros sacerdotes en nuestras parroquias. O ser un soltero o soltera santo, alejado de aquello que nos bombardea la sociedad. Y otras muchas maneras, más anónimas, como el cuidado de nuestros padres viejos y enfermos o el cuidado de nuestros hijos o hermanos enfermos o con minusvalías. Y seguro que aún hay más anónimas.

Y todo ello, por que un día nos toco Dios a través de su hijo y nos transformó, más que nunca, hacía una visión nueva de la vida. La nuestra y la de todos.

De esto va esta canción de esta semana. De ese encuentro con Dios y de esa decisión nacida de lo profundo del corazón y quien lo vive, sabe que es verdad. Por que lo sabe desde lo profundo del corazón. Sin dudas.

El próximo domingo es Pentecostes. Y el Señor sube al cielo y nos envía el Espíritu Santo, que nos dará la fuerza para seguir adelante y el entendimiento de ver nuestra vida y abrir nuestros ojos a la creación de Dios, para todos nosotros.

Por ello os invito a reflexionar sobre vuestra vida y donde creeis que os llama el Señor, a vivir vuestra vida. Y recibir el Espíritu Santo en vosotros para que os ayude a realizarla. Como les pasó a los apóstoles.

¡Qué la paz de Cristo esté con vosotros!