Dios no hace distinción de nadie.

Os dejo un testimonio de una joven, que habla, con su experiencia, de que Dios no hace distinción de nadie. No rechaza a nadie, si no que nos utiliza, a los que estamos dentro de la iglesia, para comunicarse con los demás.

Es un gran testimonio.